sábado, 16 de febrero de 2013

Diseñar canteros...


Canteros en flor

Combinar plantas en un cantero es un arte que implica no sólo el buen manejo de los colores y las texturas, sino también el conocimiento de las plantas y su comportamiento durante todo el año en las diferentes situaciones de clima y suelo. Podemos decir que es un macizo conformado por dos o más especies, que se ubica en forma estratégica para lograr un punto de interés. Los macizos con herbáceas son el mayor deleite en el jardín.
De acuerdo a su composición  pueden dividirse en:


-Canteros de follaje: son muy usados en lugares de sombra o media sombra, donde es difícil cultivar plantas con flores.
También cuando queremos obtener colorido y formas pero de bajo mantenimiento o cuando queremos dar una imagen de prolijidad permanente.
Se trata de elegir combinaciones de follajes diferentes, como hojas grandes, con hojas más pequeñas, lineares, o compuestas. ( calas, helechos , lirios, azareros), phormios y melianthus para sol.













-Canteros con herbáceas perennes:
Estas plantas tienen la virtud, además de vivir varios años, de dar floraciones prolongadas y en muchos casos, aportan también follajes interesantes.
Para un buen uso tenemos que conocer las características básicas ( color, tiempo de floración y altura.)
Muchas tienen inviernos poco llamativos, así que deben combinarse estratégicamente, para que el cantero no decaiga o de lo contrario ubicarlos en zonas que se disfruten más en primavera o verano.





-Con gramíneas.
Las gramíneas ocupan un lugar importante en el diseño de jardines, ya sea por el aspecto natural y suelto con aires de campo como por su fácil cuidado y mantenimiento.
Tienen su plenitud durante el verano, las coloridas espigas y follajes dorados perduran en el otoño y su aspecto va decayendo mientras avanza el invierno.
La poda se hace cuando la primavera ya comenzó y empiezan a verse los nuevos brotes.
Este tipo de macizos luce más en lugares abiertos, a pleno sol y en grandes masas
Se combinan bien con herbáceas ( hemerocalis, achileas, salvias) y algunos arbustos de flor como budleias, rosales…y también con dodoneas.

-Canteros de arbustos.
Estos canteros tienen la virtud de conservar una estructura definida casi todo el año. Se usa mucho en jardines grandes o en el campo, donde las superficies extensas requieren macizos importantes y de bajo mantenimiento. El colorido y la textura de sus hojas juegan un rol importante en la composición. Además aportan volumen y forma. Es necesario contar con mucho espacio para poder jugar con distintas alturas de plantas teniendo en cuenta su crecimiento futuro.( laurentinos, azareros, fotinias, oleas, calistémos, formios )




-Con anuales o flores de estación.
Un cantero completo por estas plantas es más usado en plazas o espacios públicos donde se necesita conservar un aspecto llamativo a colorido todo el año.
En nuestros jardines los usamos generalmente para dar terminaciones, y hacemos los recambios según la temporada. Se usa como soporte de color cuando las flores de las plantas permanentes no han aparecido. (podemos citar en este caso a todos los plantines de temporada)




-Mixtos.
Es cuando combinamos más de un tipo de especies.( Gramíneas con rosas,  herbáceas con arbustos
herbáceas y gramíneas, son las combinaciones más usadas en los canteros de especies mixtas)











El objetivo es lograr un espacio con color y con estructura de soporte invernal.
Si está bien diseñado es muy atractivo y original

Cuando se diseñan canteros hay que pensar en su colorido todo el año, no solamente cuando están en flor, sus hojas, frutos y texturas de la corteza serán también los protagonistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada